Ya no es lo mismo

Agosto de 2007

La canción habla de aquella noche de agosto que pasé junto a mi hermano en el hospital, unas horas antes de su operación. Antes, había estado yo en casa de Jerry y Alita, y después de dos whiskys decidí regresarme al hospital para acompañar a Gerardo durante esas horas. Convencí a Marugenia de que descansara, y casi la obligué a quedarse en casa. Esa misma noche tuve una discusión con la madre de Maru sobre la existencia de Dios (lo de siempre). Ella -mujer cristiana- no me entendió cuando le dije:

-¿Sabe dónde está Dios, señora? El único y verdadero Dios está en una cama de hospital, y me voy a quedar con Él esta noche.


Durante esa noche (y durante la noche de su muerte, cuatro meses después), el aspecto de Gerardo fue una mezcla de Jesús y el Che Guevara, dos tipos a los que él admiró siempre. La letra dice -no muy claramente- que ese día nos despedimos. Hablamos desde la medianoche hasta las seis de la mañana, cuando mi hermano ingresó al quirófano.


Ya no es lo mismo

Aquella noche lloramos, mirando todo distinto.
Dijiste no te me vayas. Quedamos de no morirnos.
Y ahora yo estoy andando las horas.
Y ahora yo estoy tocando el abismo.
Ya no es lo mismo decir que estoy vivo.
Ya no es lo mismo, ya no es lo mismo.

Aquella noche yo puse mi mano sobre tu pecho.
Sentiste el ardor de mi fuego, el ruego de mi alma quebrada.
Te dije no llores, te di muchos besos.
Te dije tú duerme, yo velo tu sueño.

Ya no es lo mismo decir que estoy vivo.
Ya no es lo mismo, ya no es lo mismo.

Aquella noche llovía, el puerto estaba anegado.
Tejimos tormentas y amores, recuerdos, canciones y olvidos.
Y ahora tú estás andando mis horas.
Y ahora tú estás tocando mi abismo.

Ya no es lo mismo decir que estoy vivo.
Ya no es lo mismo, ya no es lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dame un beso